Collegium
Producción Investigación Arte
contact@collegium.art
T +34 91 829 5189

San Ignacio de Loyola 8 al 22
05200 Arévalo, España
Cómo llegar al museo

Horario de visita
Viernes, Sábados y Domingo
12:30 – 14:00 y 17:00 – 19:30
Visitas escolares con cita

Admisión
€3 en donación, gratis para residentes



La etimología del término Collegium proviene del latín colle que significa pegar, unir, conectar; a diferencia de disgregar y separar. Por ello, Collegium implica relacionar conocimientos, perspectivas y materiales de toda índole.

Históricamente los colegios fueron introducidos por la orden católica jesuita en el siglo XVI, con la firme intención de construir centros espirituales y pedagógicos de avanzada. El modelo educativo jesuita se extendió rápido por toda Europa, para después explorar el Nuevo Mundo y el inmenso Oriente. Los colegios fueron así las primeras plataformas educativas que se internacionalizaron exitosamente. Para nosotros el sentido de esta palabra es doble: por un lado, procura reconocer la herencia intrínseca al edificio en el que se están montando las galerías y las salas y, por el otro lado, está el significado etimológico de este término, concepto que alude a la interacción cultural entre comunidades y familias.

¿Qué es Collegium? 

Es un centro de educación, investigación y experimentación de arte moderno y contemporáneo. Su punto de operaciones se localiza en la ciudad de Arévalo, Castilla y León. Es, además, un espacio para la producción y conservación de bienes artísticos.

¿Qué nos distingue de otras instituciones de arte?

I. Contexto

Si se parte del hecho de que Collegium es una plataforma de arte contemporáneo –centrada en la producción cultural del siglo XXI–, debemos identificar los elementos que nos diferencian de manera radical. La primera variable que marca una clara distancia respecto a otras estructuras culturales es el propio contexto: Arévalo es una bella ciudad que, por su historia y su posición geográfica, carga con muchos significados y valores: globalidad, diversidad, conocimiento y tradición. Musulmanes, cristianos y judíos sefardís, la reina Isabel I de Castilla y San Ignacio de Loyola impulsaron un cambio universal que tuvo consecuencias enormes. Otro elemento que debe resaltarse es que constituye una zona con un fuerte arraigo de talleres artesanales. Castilla y León es una de las regiones que más han conservado sus tradiciones, artes y oficios. Por último, el museo está enclavado en las tripas de un colegio jesuita, primer proyecto pedagógico que se internacionalizó. Esta carga cultural hace especial a Collegium, pues encarna, con más derecho que cualquier otro lugar del mundo, el valor de la diversidad y la educación.

II. Concepto

En el modelo de museo tradicional impuesto a mediados del siglo XVI, que perdura hasta el presente, el programa se encuentra zonificado, sus actividades desvinculadas y diferenciadas. La función principal de este tipo de centro es la exposición de objetos artísticos, a menudo sobrecomisariados. Sabemos que el arte actual no alcanza su mayor capacidad de expresión en este entorno, ya que la caja determina el contenido. En el museo del siglo XXI, las actividades principales se articulan entorno a un planteamiento unitario. Investigación, exhibición y creación son parte fundamental y de igual relevancia. Todos los procesos suceden en un espacio sin fronteras físicas ni programáticas acotadas. Esta nueva distribución busca un acercamiento más intuitivo entre el conocimiento emocional y la obra de arte. Sitúa al individuo en el epicentro y permite la interacción sensible, a modo de diálogo, entre la obra de arte y su usuario. (Usuario, a diferencia de “visitante” que es un término excluyente y poco comprometido, hace referencia al ser humano en su acepción más integral.)

III. Arquitectura

La reconocida arquitecta mexicana Tatiana Bilbao lidera el proyecto arquitectónico de Collegium, en el cual se redefine un nuevo concepto de institución que conecta de manera responsable y eficaz al contenedor (Museo) con su contenido, entorno y usuarios.

En el modelo de museo tradicional impuesto a mediados del siglo XVI, que perdura hasta el presente, el programa se encuentra zonificado, sus actividades desvinculadas y diferenciadas. La función principal de este tipo de centro es la exposición de objetos artísticos. En el museo del siglo XXI, las actividades principales se articulan entorno a un planteamiento unitario. Investigación, exhibición y creación son parte fundamental y de igual relevancia. Todos estos procesos suceden en un espacio sin fronteras físicas ni programáticas acotadas.

Bilbao se basa en escritos oficiales que describen sucesos en relación directa con la distribución espacial del complejo Jesuita de Arévalo durante los siglos XVI y XVII. En éstos se menciona como análoga la planta del antiguo Real Colegio del Espíritu Santo de la Compañía de Jesús en Salamanca, lo cual ayuda para visualizar el planteamiento original que el colegio tuvo en su época de mayor esplendor y desarrollar así hipótesis acerca de su ubicación. En ellas, el cuerpo de la iglesia y del colegio se relacionan entre sí a partir de un claustro central, elemento que rescata y potencializa de manera contemporánea la propuesta arquitectónica conceptual.

El objetivo es consolidar los edificios históricos ligándolos por medio de nuevos volúmenes de menor escala para recuperar su habitabilidad, sin que sufran modificaciones significativas de su estado original. Las nuevas construcciones se integrarán a lo existente mirando hacia la historia y acercándola a la actualidad.

Nosotros
Exhibition Views
0/0