En los estudios realizados en las proximidades de los edificios, se han encontrado restos arqueológicos del antiguo claustro jesuita, que mediante la excavación y apertura del espacio público se pondrán en valor, ocupando una posición central en el emplazamiento y fragmentando el conjunto. Su aspecto aún tendrá una fuerte presencia y su antiguo cometido se convertirá en una inexorable memoria.

El elemento unificador será el sustrato de conocimiento e investigación de la cultura en el tiempo. Este comprimido creará un ámbito que atrape los contenidos del programa y los ponga en valor, sin limites de zonas estancas. El resultado: un recorrido continuo, flexible, libre y configurable, que conectará el área urbana y la historia, con la naturaleza y el paisaje, a través de la huella del pasado, la ruina. Pese a la visión fragmentada, el “usuario” deambulará entre lo nuevo y lo antiguo e irá descubriendo cada espacio y la visión del todo poco a poco a través del jardín aterrazado que lo rodea.

Dibujo conceptual para Collegium de Tatiana Bilbao Estudio
En Collegium, el conjunto toma la escala y la densidad de la ciudad histórica, el concepto de colmatación del espacio intersticial del claustro antiguo. El presente y pasado se unifican y se observan uno desde el otro.

Dibujo conceptual para Collegium de Tatiana Bilbao Estudio
Se espera que en el centro quede acondicionando un área de 15,000 m² en total, incluyendo 5,600 m² únicamente de espacio de exposición y equipando al recinto con una serie de instalaciones que alojarán una gran variedad de prácticas transformado como experimentamos el arte en el siglo XXI. 

Render aéreo de todo el complejo
Arquitectura
Exhibition Views
0/0